Noticias
   
 

Tributo a Fidel: Cuando un pueblo enérgico y viril llora la injusticia tiembla
Galería de expresiones del dolor, eso y más es la fila que aguarda y rinde tributo frente a la imagen de Fidel Castro, en el Memorial José Martí.

La fila es larga, silenciosa, solemne, pero tiene un rostro único: el rostro del dolor.

De quienes pasan frente a la imagen del guerrillero con su mochila a la espalda y el mundo en la frente, algunos llevan fija la mirada, como perdida, los ojos vueltos más allá de este instante; otros, sí que miran desde una humedad indetenible que les rueda por las mejillas.

Pasan ancianos, niños, mujeres, jóvenes, hombres con las mandíbulas apretadas por el absurdo aquel de que los hombres no lloran. Pero sí que lo hacen, como aquel que no puede ponerle riendas a los lagrimones que van mojándole la incipiente barba.

Hay quien pasa y le hace un saludo militar, quien se persigna, quien le lanza un beso casi imperceptible con la mano

Y hubo una señora que traía una florecita, una mínima florecita blanca que pretendió dejarle, pero no lo permitieron.

Ella no insistió, no se vio contrariada. Solo se le escuchó musitar para sí, como una oración:

“Está bien, me la llevo, si de todas formas él se va conmigo, él está conmigo, no aquí”.
Fecha:
Lunes, 28 de noviembre del 2016
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés