Noticias
   
 

Si eres diabético necesitas conocer sobre enfermedades cardiovasculares
Según fue planteado en el reciente congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de discapacidad y muerte prematura en personas con diabetes mellitus tipo dos.

El 75 por ciento de los diabéticos fallece debido a alguna enfermedad cardiovascular.

Se deben diseñar estrategias bien claras con el fin de evitar que las tasas de diabetes, sobre todo la tipo dos, hoy consideradas epidémicas, también lleven a una epidemia de enfermedades cardiovasculares, pues cada vez se encuentra una mayor relación entre ambas patologías.

Cifras de un próximo futuro

Se calcula que en el año 2045, fecha no tan lejana, haya 600 millones de diabéticos en el mundo, teniendo en cuenta que a nivel mundial el 25 por ciento de los gastos hospitalarios de pacientes diabéticos se deben a complicaciones cardiovasculares.

De datos como estos se deduce la importancia de disminuir las tasas de discapacidad y fallecimientos por enfermedades cardiovasculares en pacientes con diabetes tipo dos, pues ya constituye una prioridad a nivel planetario.

Dos de cada tres personas con diabetes tipo dos tienen riesgos cardiovasculares, por eso ha llegado el momento de que, al diagnosticar a un diabético, sobre todo los de ese tipo, se busquen en ese momento, lo más precoz posible, indicios de alteraciones micro o macro vascular con las pruebas a nuestro alcance.

En el momento del diagnóstico se les debe informar que por ser diabético tienen más riesgos de accidentes cerebrovasculares o de infarto cardiaco y los que podrían hacer para reducirlos, e incluso prevenirlos totalmente.

La prediabetes, una fase previa a la diabetes mellitus tipo dos, pudiera afectar a 350 millones de personas en el mundo; la mitad de ellos tendrán la enfermedad en una década si no toman las medidas preventivas, fundamentalmente por ellos mismos.

Epidemia paralela a la diabetes

Tanto para la diabetes como para la prediabetes se debe prestar más atención a otra importante epidemia de los tiempos actuales que es la obesidad.

La medicina moderna conoce perfectamente cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes mellitus tipo dos, aunque la brecha entre lo que conocen los especialistas y los resultados obtenidos es enorme.

Hacen falta aún mayores esfuerzos para educar mejor a los pacientes y sus familiares para que puedan tomar parte activa en el cuidado de su propia salud.

Los factores de riesgo

Desde hace años, 10 factores de riesgo controlables por el enfermo con el apoyo médico necesario explican el 90 por ciento de todos los accidentes cerebrovasculares y por extensión al infarto cardiaco en el mundo. De esos factores de riesgo modificables, la hipertensión, o sea, la presión arterial alta, es el más importante.

Los restantes nueve factores capaces de ser controlados por el propio paciente, son la propia diabetes, la inactividad física, la mala dieta, la obesidad, fumar, causas cardiacas adquiridas, el consumo de alcohol, el estrés y las cifras elevadas de las grasas de la sangre. Desde luego, mediando una educación médica adecuada.

En Cuba

Según un documentado artículo científico aparecido hace pocos meses en la Revista Cubana de Endocrinología, también se considera que entre los factores incluidos “en los sistemas de evaluación del riesgo cardiovascular están la edad y el sexo. La edad se considera el principal factor de riesgo no modificable, es continuo y aumenta progresivamente.

“Otros elementos con impacto son: las dislipidemias*, la hipertensión arterial, el tabaquismo, la obesidad abdominal, los antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular prematura, la apnea obstructiva del sueño, la disfunción sexual eréctil y el hígado graso no alcohólico. Dependientes de la diabetes son: la edad de inicio y duración de la enfermedad, el descontrol glucémico mantenido, la variabilidad glucémica, así como la presencia de hipoglucemias.

“La disminución del filtrado glomerular y la albuminuria también aumentan el riesgo para la aparición y severidad de la enfermedad cardiovascular.

“Más recientemente se han incorporado los factores psicosociales como modificadores de riesgo, que incluyen la posición socioeconómica, el aislamiento y la falta de apoyo social. La mayoría de estos últimos factores no son incluidos en las escalas de riesgo que pueden ser aplicadas en personas con diabetes por hacerlas muy complejas y exhaustivas y porque limitarían su aplicación en la práctica clínica.

“La diabetes aumenta el riesgo cardiovascular, pero no de forma similar para todos los pacientes.”

*Dislipidemia: trastorno cuantitativo o cualitativo de los lípidos y lipoproteínas en la sangre.

Fecha:
Mircoles, 21 de noviembre del 2018
Tomado de: