Noticias
   
 

Reposar es esencial
¿Dolor e inflamación en la rodilla; dificultad para caminar y extender completamente la pierna; marcada debilidad de los músculos del muslo y de la pierna? Los anteriores son claros síntomas de sinovitis. Ante lo cual lo aconsejable resulta asistir, sin dilación, al médico.

La sinovitis de rodilla también puede manifestarse en la cadera– es una inflamación de la membrana sinovial, tejido que reviste internamente a la rodilla. El líquido sinovial es un lubricante transparente o de color amarillo pálido. Su cantidad varía entre 2 a 3,5 ml, pero cuando se padece de sinovitis esa cantidad puede llegar a 20, 40, 80 y hasta 100 ml causando un gran dolor.

¿Qué produce tal acumulación de líquido? un golpe, una caída de rodillas en el suelo; tras una torcedura de tobillo, pero también puede deberse a infecciones y enfermedades crónicas como: artritis reumatoide, osteoartritis u osteoporosis, gota, hemofilia o por esfuerzo repetitivo como en el caso de los deportistas.

Sinovitis de rodillaConocida popularmente como el "líquido en la rodilla” o "agua en la rodilla" por supuesto que tiene curación para lo cual el afectado deberá, ante todo, acudir a un médico el cual le indicará reposo (evitar sobre todo subir y bajar escaleras o las caminatas); medicamentos sobre todo antinflamatorios; fisioterapia, se recurre sobre todo a la electroterapia y al fortalecimiento muscular y la ganancia de amplitud articular; en los casos crónicos se indica la cirugía.

Un tratamiento casero que se indica para extraer el líquido de la rodilla consiste en colocar una bolsa de agua fría, enrollada en una toalla o paño bien limpio sobre la articulación inflamada y dolorida durante quince minutos varias veces al día.

Le reiteramos, ante una sinovitis acuda al galeno, siga al pie de la letra sus indicaciones y sobre todo recuerde que el reposo es esencial.

Fecha:
Martes, 18 de diciembre del 2018
Tomado de: