Noticias
   
 

Recibe joven científica cubana alto reconocimiento internacional
La Doctora en Ciencias Físicas Llinersy Uranga Piña, de la Universidad de La Habana, fue escogida entre mil científicos jóvenes de todo el mundo para participar en la reunión anual de los premios nobel de Física que se celebrará del 26 de junio al primero de julio próximos en la isla alemana de Lindau.

“La Academia de Ciencias para el Tercer Mundo conocida por las siglas TWAS nominó a 10 científicos jóvenes a nivel mundial y yo tuve el honor de ser seleccionada para representar a Cuba”–afirma feliz la destacada profesional quien es también la vice–decana docente de la facultad de Física.

Anteriormente en el 2014 la prestigiosa institución científica a nivel internacional, reconoció a Uranga Piña como la mejor joven científica del Caribe; luego de ese premio fue nominada para asistir a la reunión anual de los premios nobel de cada ciencia natural como Física, Química, Medicina y Fisiología; desde hace poco tiempo se organiza cada tres años una edición especial dedicada a la economía.

En general todas las instituciones más sobresalientes del planeta relacionadas con la ciencia, nominaron a científicos jóvenes, y de ellos escogieron en total para asistir a la reunión alrededor de 400.

La idea principal de esa reunión– afirma la también profesora auxiliar, quien labora en el departamento de Física Teórica, de la facultad de Física, de la Universidad de La Habana–, es contribuir a la formación de los científicos jóvenes a través del intercambio con las personas que más conocimientos tienen en la actualidad sobre esa disciplina; en este caso se escogen científicos de hasta 35 años que tengan un currículo destacado a través de los organismos nominadores y luego se seleccionan según sus resultados científicos.

“Tengo un grupo en la Universidad de La Habana que le llamamos Dinamo que abarca la investigación de procesos físicos en sistemas moleculares; dicho así se ve muy general, pero de forma más específica acabamos de recibir este año el premio de la Academia de Ciencias de Cuba a una investigación de gran importancia sobre la absorción del hidrógeno que se estudia como una fuente de combustible ya que hasta ahora se conoce cómo combustionarlo, usarlo energéticamente, pero no se sabe cómo almacenarlo porque es muy peligroso, y puede ser explosivo.

Sobre el tema señaló también que los sistemas de almacenamiento pueden pesar mucho más que el carro que lo traslada y por ello se estudia actualmente para resolver el problema de crear nanoestructuras de carbono que pesen poco para almacenarlo en un sistema que tenga más superficie. Las nanoestructuras tienen muchos poros y permiten su extracción sin riesgos.”Esto–señaló–, constituye una aplicación práctica–.

Agregó que otra vertiente del trabajo es simular en la computadora procesos a escala molecular que pueden ser procesos biológicos, por ejemplo básicos.

Mencionó el mecanismo básico de la visión, que comienza cuando la luz llega a una molécula llamada rodoxina que cambia su configuración; ese proceso se estudia en simulaciones con las herramientas de la física molecular que se aplica a muchos campos tanto de la Biología, como sistemas sólidos y líquidos, o la aplicación del almacenamiento de hidrógeno en nanoestructuras, mencionado anteriormente.

En el encuentro se organizan conferencias y talleres de intercambio de los Premios Nobel con los jóvenes científicos. Esto también constituye un estímulo, pues pueden intercambiar con las personas de más prestigio y dominio en su área del conocimiento.

Permite, además, crear lazos de colaboración entre los propios líderes científicos jóvenes de todo el mundo. Hasta la fecha confirmaron su presencia una treintena de premios nobel.

La joven científica calificó el Encuentro como suceso único en la vida de un científico: apreciación a lo que añadió: “es tener la oportunidad de intercambiar con personas de tu rama de la ciencia a la que te dedicas.

“En el caso que nos ocupa, la Física, con una experiencia incomensurable en los temas que uno desarrolla también. El intercambio directamente con los premio nobel propiciará el desarrollo de asuntos científicos que me conciernen en mi grupo de investigación y favorece por lo tanto a facultad de física y de la Universidad de La Habana”. Entre otros beneficios mencionó que se aclararían dudas.

“Siempre de cualquier reunión internacional científica surgen ideas sobre nuevas investigaciones que pueda realizar, entonces hay que imaginar cómo sería el intercambio con personas que realizan en el mundo investigaciones de punta que son los premios nobel que llevan adelante cambios y aportes drásticos cualitativos en las ciencias y la tecnología. Otro beneficio de relevancia es establecer colaboración con científicos jóvenes de otras partes del mundo que pueden estar investigando en las mismas líneas que yo”.
Fecha:
Mircoles, 11 de mayo del 2016
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés