Noticias
   
 

Propiedades de los suelos Ferralíticos de la Llanura Roja de La Habana
Especialistas cubanos del Instituto Nacional de Investigaciones Fundamentales Agricultura Tropical (INIFAT), el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA), y la Finca Agroecológica Marta determinaron, tras diez años de investigaciones, la influencia del laboreo continuado en las propiedades de los suelos Ferralíticos Rojos Lixiviados de las llanuras cársicas de Cuba. 

El trabajo, merecedor de Premio Nacional a los resultados de la investigación científica otorgado por la Academia de Ciencias de Cuba, presenta por vez primera las pérdidas promedio de Carbono Orgánico (CO) fácilmente mineralizable, que ha tenido este tipo de suelo por el uso continuado en la agricultura, determinándose porcentajes de pérdidas de carbono entre 50–55% en la capa de 0–20 cm de la parte superior del perfil del suelo. 

Se determinó que, debido a estas pérdidas, tiene lugar el deterioro de otras propiedades del suelo como el aumento de la densidad aparente y del factor de dispersión, el cambio de estructura, disminución de la actividad biológica y micorrízica, de la porosidad total, posible aparición del llamado “piso de arado” y disminución del rendimiento agrícola relativo. 

Fue demostrado el potencial para el secuestro del carbono que poseen estos suelos y su causa, lo cual reviste una elevada importancia para la captura y secuestro de carbono para las provincias de Mayabeque y Artemisa. 

De igual manera se elaboraron los indicadores de la degradación de estas propiedades del suelo debido al cultivo continuado, y se mostró por vez primera la tasa de ganancia o pérdida por año, de CO fácilmente mineralizable. Fue diagnosticado y estudia por primera vez el “piso de arado” que presentan estos suelos, el cual se define como “una formación debido al empaquetamiento estructural agrogénico y climatogénico”. 

Los investigadores presentaron cuatro hipótesis sobre los impactos que tiene lugar en las propiedades de los suelos por la degradación conjuntamente con el cambio climático y mostraron indicadores de dichos impactos. 

De igual modo mostraron dos tecnologías de manejo para el suelo degradado: una para el cultivo del maíz con rendimientos de 5–7 toneladas por hectárea y otra para la creación y desarrollo de un huerto de plantas medicinales.
Fecha:
Lunes, 13 de mayo del 2019
Tomado de: