Noticias
   
 

Pensamiento positivo
De tanto repetirse, se hizo popular esa frase que hace sonreír cuando el diagnóstico médico obliga a un realismo superior.

Queda hecha pedazos la teoría basada en bien intencionadas concepciones filosóficas sobre el poder de la mente sobre el cuerpo.

Resulta elemental, que no hay voluntad capaz de ahuyentar los procesos degenerativos de los distintos componentes del organismo humano. La fuerza solo juega su rol fundamental a la hora de enfrentar con valentía una posible recuperación!

Buena experiencia para los escépticos o los pusilánimes que evaden el más simple chequeo médico, porque en esas citas periódicas con el consultorio se conoce –a tiempo– cualquier disfunción silente, para frenar consecuencias más graves.

También es errado pensar que el cuerpo avisa. Múltiples enfermedades transitan de forma asintomática sin síntomas– hasta colapsar en una crisis a veces, irreversible y letal. Entre muchos ejemplos, citemos a la hipertensión arterial, denominada por la ciencia tormenta silenciosa.

Los médicos recomiendan chequeos sistemáticos para determinar los índices clínicos. Incluso, medir la presión durante varios días en distintas época del año para precisar si hay alguna alteración.

Estas recomendaciones deben abarcar la visita al estomatólogo porque cualquier patología bucal no detectada a tiempo, puede degenerar en un proceso oncológico.

Vale recordar un antiguo dicharacho: “Hacer como el avestruz: meter la cabeza bajo el ala”, que alude a quienes no quieren enfrentar situaciones que les afecten. No hay actitud más similar que la llevada y traída filosofía del pensamiento positivo en términos de salud, a menos que sea concluida con una buena investigación médica.

Prevención, es la palabra de orden en cuanto a salud se refiere. Saber cómo marcha nuestro organismo, es una forma inteligente que garantiza una buena calidad de vida.
Fecha:
Viernes, 17 de febrero del 2017
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés