Noticias
   
 

Niño autista cubano gana concurso internacional de literatura
Hace dos años escribí que Eduardo Enriquez Carballosa, único alumno considerado de “alto rendimiento”, en el Centro Especial de Autismo Vilma Espín Guillois, de Cienfuegos (uno de los tres existentes en el país) prefería un mundo antiguo, habitado solo por animales.

Entonces estaba en noveno grado y combinaba sus actividades en ese plantel y la Secundaria Frank País, con la pintura de especies de fauna, en el taller de Grabado, de la Sociedad Gráfica de Cienfuegos, junto a artistas y profesores.

Esas acciones y otras terapéuticas con el equipo de técnica canina, así como el círculo de interés ecológico Patio verde mejoraron las discapacidades del desarrollo de Eduardito pertenecientes al Síndrome de Asperger y caracterizadas por dificultades con la comunicación, socialización y conductas repetitivas. Hoy sus animales han cobrado vida en las fábulas que me lee:

“Había una vez un ornitodrilo (híbrido de ornitorrinco y cocodrilo) que los demás animales se burlaban de él por ser diferente. Un día sus amigos le dijeron a los animales que se burlaban que las diferencias no es lo importante, que lo importante es lo que hay en el fondo del corazón.”

“Estoy en la Escuela de oficios Francisco del Sol, aprendo a desenvolverme, pero hacer cuentos es mi mayor inspiración”– comenta Eduardito.

Su historia Cristofer el zorro obtuvo recientemente Mención de honor en Narrativa individual en la novena edición del certamen Rosetta, dada la calidad del texto, según informó por vía electrónica, Carlota Merino Garrido, de la Fundación Orange. En el concurso participan personas con discapacidad intelectual o trastornos del espectro del autismo y se establecen tres categorías: poesía, narrativa y otros formatos.

Su mamá Ania Carballosa González es doctora en Pedagogía, sabe valorar los avances de su hijo y compiló sus cuentos para la editora Reina del mar; conoce que incentivar el intercambio con el mundo que los rodea es el objetivo de la enseñanza especial en tales casos, por eso las obras de Eduardito son un éxito.

En las clases y encuentros del círculo de interés de Flora y Fauna “Patio verde” encontró Eduardito los protagonistas de sus historias ¿Cuáles son los más frecuentes?

“Los antropomórficos, porque hablan y se comportan como los humanos”.

¿Por qué te gustan las fábulas de animales?

—“Porque tienen moralejas y es que nosotros podemos aprender mucho de ellos, somos el mismo reino, a través de mis personajes demuestro que lo importante no son las apariencias, sino lo que llevamos dentro”.

¿Qué te inspiró?

—“He leído todos los libros del tema en la sala Juvenil de la Biblioteca Provincial, me gustaron mucho "Kazán perro lobo", "Sirga la leona", "Renancó el huemul", "Colmillo blanco" y "El llamado de la selva", me han ayudado a comprender la vida de ellos; pienso que es importante para los niños porque hasta les enseño a no tener miedo, como en la narración titulada "Sin pavor".

"Había una vez un molinero que tenía un hijo, siempre contaba historias y le daba consejos. Un día le aconsejó que no tuviera miedo porque el miedo está en la mente de las personas y que no existían los fantasmas."

Este adolescente de 16 años tiene especial interés por conocer detalles y clasificación científica de la fauna. Desde pequeño mostró una imaginación increíble, le gustaba escuchar historias que su abuelo le contaba sobre animales, iba creciendo lleno de fantasías y juegos sobre la vida de sujetos salvajes y domésticos.

¿Cuál fue tu último cuento?

—"El de la isla Tropi–sur, es ficticia, al sur del trópico y es habitada por animales antropofágicos, pues comen hombres".

¿Qué más escribes?

—"Guiones, terminan en dos puntos, son o para seguirlos, o para ponerlos en documentales, en radio o televisión".

¿Qué te gusta en la radio?

—"Sombrero azul".

¿Qué quieres ser en el futuro?

—"Escritor".

Cuenta su mamá Ania, que muy temprano la psiquiatra Zenaida Sáez le dijo que su hijo iba a tener esas habilidades autorales en la escritura. El autismo no tiene cura, la terapia está encaminada a la paliación de síntomas y mejoría de la calidad de vida del paciente.

Por eso la materialización del augurio de la doctora mencionada es un triunfo, pues las creaciones plásticas y literarias de Eduardito son una pared, reversa a muros de silencio donde ahora plasma palabras antes guardadas, en lagunas cerebrales, aún enigmáticas para la ciencia.

Este premio literario pone en alto la enseñanza especial cubana.

Fecha:
Jueves, 22 de septiembre del 2016
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés