Noticias
   
 

Investigaciones para la Industria Alimenticia, 40 años de resultados
Por una idea del Vilma Espín, el Instituto de Investigaciones para la Industria Alimenticia se fundó el 1 de enero de 1977, como único centro nacional de investigación en la rama, adscripto al Ministerio de la Industria Alimentaria, con el objetivo de desempeñar un rol significativo en la identificación y desarrollo de tecnologías más eficientes y ambientalmente sostenibles para la transformación de los alimentos. En su trayectoria han hecho aportes económicos con impacto en la sociedad cubana, según nos informó su Directora General, Lourdes Valdés Fraga.

“Llegó el Período Especial y fue, desde mi punto de vista, donde en el instituto más brillamos. Gracias a la iniciativa de este lugar una parte de lo que se comió en ese momento salió de aquí; empezando por la industrialización de la Soya para el consumo humano. Con ella pudimos hacer el yogurt de soya para poder alimentar a los niños de 0 a siete años cuando no pudimos darle leche. Pudimos darle el picadillo de Soya."

Desde sus inicios, el instituto se caracterizó por poseer un capital humano especializado y de prestigio. En su trayectoria está la impronta de la creación de cientos de proyectos de investigación entre nacionales e internacionales. Se caracteriza por tener tres vertientes fundamentales, la sustitución de importaciones, el desarrollo de productos alimenticios con impacto en la población más vulnerable y así como en la protección del Medio Ambiente.

La Directora de Ciencia de la institución, Ivania Rodríguez, nos comentó sobre importantes logros producto de investigaciones como la Línea que se hizo de productos para deportistas, Productos Supernutrientes As, que tenía como objetivo mejorar el rendimiento y la eficiencia de los atletas cubanos. Fue una línea que consumieron los deportistas que participaron en los Panamericanos, donde obtuvimos tan buenos resultados. Se encuentra además el desarrollo de productos para Grupos Vulnerables de la población cubana, como el MATERLAC, LACTOSOY, PROLACSIN que es para niños intolerantes a la lactosa; todos esos son productos y desarrollo que se hicieron en el instituto.

A lo largo de 40 años ha logrado resultados científico–técnicos consistentes en la creación de tecnologías, de aditivos, de sustitutos y extensores alimenticios, así como en el enriquecimiento mineral y vitamínico de los alimentos. Es una entidad que investiga, produce sus investigaciones y las comercializa. Según el Director de la Planta de Bebidas, Williams Pérez, una de las principales funciones del instituto es la sustitución de importaciones.

“Todos los sabores y aromas que se producen acá sustituyen importaciones, incluso nuestro propósito es aumentar los niveles de producción para sustituir aún más las importaciones de aromas y sabores y aprovechar las capacidades productivas. La producción de Regímenes especiales sustituyen importaciones, este tipo de productos son extremadamente caros en el mercado internacional, se encuentra hasta diez veces su valor. La elaboración de jugos y refrescos concentrados también sustituye importaciones y una parte de ellos todavía se sigue importando. Es importante que conozcan que hay muchos productos que se han elaborado aquí y se han transferido las tecnologías. En la institución se desarrolló a partir de una colaboración internacional las pastas derivadas de harina de arroz para las niños y personas celiacos; se transfirió la tecnología y hoy la industria cubana realiza esa producción para todos los necesitados.”

El Instituto de Investigaciones para la Industria Alimenticia cuenta con plantas pilotos que abarcan todas las ramas de la industria alimentaria nacional: carne y derivados; leche y derivados; conservas de vegetales y frutas; cereales, molinería y confitería; aromas y saborizantes; bebidas. Tiene además una planta de irradiación de alimentos y una para el tratamiento de aguas y residuales. Dichas plantas han sido protagonistas esenciales en proyectos investigativos con impacto en la población cubana más vulnerable.

Asimismo dispone de recursos necesarios para investigar en las distintas etapas del procesamiento industrial de los alimentos, así como en el desarrollo de alimentos funcionales y/o de regímenes especiales y aplicación de ingredientes potencialmente importantes para la salud. Los equipos de las plantas piloto donde se realizan las investigaciones presentan una escala que permite aplicar directamente los resultados en la industria.

En el orgullo de sus trabajadores está el haber compartido en varias ocasiones momentos especiales con el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

El IIIA, como es conocido entre sus trabajadores, cuenta con una cartera amplia de servicios que incluye la docencia relacionada con las temáticas de Ciencia y Tecnología en Alimentos en todos los niveles educacionales. También se ofrece la docencia de post Grado para diferentes servicios analíticos y de asesoría a la industria procesadora de alimentos. Estos cursos se brindan tanto a los técnicos e ingenieros cubanos como al personal extranjero vinculado a la esfera alimentaria.

Posee también una gama de productos especializados, que se derivan de las investigaciones aplicadas, relativas a sus diferentes áreas productivas. Estos son comercializados en el contexto nacional bajo la marca comercial Aurora.

En el ámbito nacional, es el centro de investigaciones autorizado por el organismo y reconocido por el Ministerio de Educación Superior para brindar cursos de postgrado en esta rama, manteniendo estrecha colaboración con la Universidad de La Habana y otros institutos superiores del país en materia de investigaciones conjuntas, estudios de maestrías y doctorado.

Producto de la colaboración internacional, se logró la creación de dos escuelas especializadas que tienen como objetivos fundamentales la formación de habilidades prácticas con los obreros, técnicos y profesionales para las respectivas especialidades; la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Chocolatería, Pastelería y Confitería y la Escuela Latinoamericana y del Caribe de Tecnología de la Carne. Así como respondiendo una idea de Fidel se creó la escuela Nacional de Maestros Queseros de Cuba.

El Instituto además organiza la Conferencia Internacional sobre Ciencia y Tecnología de Alimentos (CICTA) que se celebra en La Habana cada dos años con la participación periódica de más de cien delegados internacionales.

El pasado 1 de enero el Instituto de Investigaciones para la Industria Alimenticia arribó a 40 años dedicando parte esencial a la innovación en los alimentos para el bienestar de la familia cubana.
Fecha:
Mircoles, 15 de febrero del 2017
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés