Un rostro celeste

Lunes, 19 de octubre del 2020 / Fuente: CubaDebate

Celeste es una de las jóvenes que enfrenta el coronavirus en la primera línea. Foto: Naturaleza Secreta

Esta vez tuvimos que despertar a Celeste Ramírez Cardentey. Ella fue uno de los primeros rostros que revelamos en Naturaleza Secreta. Nos cautivaba la historia de jóvenes en contacto con el nuevo coronavirus para realizar los análisis PCR, que ofrecían el diagnóstico de la presencia o no de la #Covid-19 en las muestras de la población cubana.

A ello se unía la dulzura de la mirada de Celeste y sus muy bellos ojos. Así comenzamos a reflejar historias de vida en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” (Ipk Cuba) y allí volvimos esta semana para dedicarle un una nueva publicación de la serie Rostros; pero esta vez en su versión audiovisual.

A las cinco de la madrugada comenzó esta nueva entrevista con Celeste, con su rostro agotado después de una jornada de 24 horas en el laboratorio y poco menos de 3000 PCR realizados; pero en la que no faltaron momento de emoción.

Hija de una pareja de médicos, nos confiesa que quería estudiar Medicina, pero circunstancias del destino no favorecieron esa elección, y así se graduó de Microbiología en la Universidad de La Habana.

“Me gusta de la microbiología la parte clínica, ayudar de cierta forma a las personas, siento que con mi trabajo también ayudo al bienestar, a la salud de los pacientes, eso me satisface mucho, sentirte útil, que estás haciendo algo por alguien y eso me gusta. También me gustan las investigaciones".

"En la medida que fue incrementándose el número de muestras, ya no dábamos abasto y se fue incrementando las personas por grupos de trabajo, hasta hoy que somos 24 por grupo. En los inicios yo estaba dedicada a la extracción, desde que llegan las muestras al laboratorio hasta que se obtiene el material genético, el ARN. Actualmente estoy haciendo mezclas para PCR.

Esta es una experiencia maravillosa, que te aporta tanto a nivel profesional como personal, pero te agotas cuando llevas trabajando un tiempo prolongado. Yo siempre he padecido de los riñones, pero al estar tanto tiempo sin tomar agua, sin poder salir del laboratorio, porque cada vez que sales te tienes que poner una escafandra nueva, bajé muchísimo de peso y eso me provocó problemas en los riñones y estuve fuera de las guardias como un mes, como consecuencia de una infección en los riñones".

"Esta pandemia nos ha enseñado a trabajar en condiciones que no son las normales y a manejar situaciones para las que habitualmente no estás acostumbrada”.

Celeste Ramírez Cardentey

Foto: Naturaleza Secreta

(Tomado de Naturaleza Secreta)



Últimas noticias