Noticias
   
 

Caída de meteorito en Viñales es el más notable hecho de su tipo hasta ahora en Cuba
La Habana, 6 feb (RHC) Por la magnitud del estruendo escuchado en todos los municipios de la provincia de Pinar del Río, la observación de intensos destellos de luz en el cielo referida por numerosas personas y la cantidad de fragmentos detectados en la superficie, la caída del meteorito en la zona de Viñales el pasado 1ro. de febrero constituye el más notable acontecimiento de su tipo conocido registrado hasta la fecha en Cuba.

La valoración fue expresada a Granma por el Doctor en Ciencias Efrén Jaimez Salgado, investigador auxiliar y jefe del Departamento de Geología Ambiental, Geofísica y Riesgos del Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA), del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, quien junto a un equipo de especialistas de esa institución recorrió de inmediato el lugar de los hechos.

Según precisó el experto, de manera preliminar han encontrado entre 40 y 50 pedazos del cuerpo cósmico esparcidos en las zonas de Dos Hermanas, finca El Palmarito, Los Jazmines, El Cuajaní y en las proximidades del poblado de Viñales, localidad donde se sintió una fuerte sacudida asociada al efecto de la onda expansiva.

De acuerdo con las estimaciones iniciales, el meteorito debió ser mucho más grande y pesado (quizá pudo pesar tres toneladas) en el momento de entrar a la atmósfera terrestre, antes de fragmentarse a una altura aproximada de entre diez y 12 kilómetros, pero habrá que esperar por la culminación de los estudios correspondientes para lograr calcular el probable tamaño y el peso total, indicó el doctor Efrén.

En cuanto a su composición química y minerológica, y clasificación, aseveró que, si bien los primeros análisis de laboratorio aplicados a varios de los fragmentos trasladados hacia la capital muestran claramente la presencia de cristales metálicos con caras de exfoliación presumiblemente de hierro y níquel, y en ningún caso se hallaron cóndrulos (gotas súbitamente enfriadas que forman cristales perfectamente esféricos), se precisa hacer más estudios para definir con mayor exactitud a qué clase de subtipo pertenece.

Si algo le faltaba a la candidatura de Viñales para convertirse en el primer geoparque de Cuba, el meteorito que se fragmentó en la atmósfera durante el mediodía del viernes pasado, y provocó una lluvia de piedras cósmicas sobre el valle, se lo acaba de aportar.

No solo porque se trata de un hecho insólito, que solo se había avistado una vez en nuestro país (donde en total se han hallado los restos de seis meteoritos), sino por la gran cantidad de muestras que se han podido recopilar para las investigaciones científicas.

El otro meteorito que se vio caer, el 10 de junio de 1994, en Cienfuegos, lo hizo en una zona despoblada donde había una presa, y por eso solo se pudieron recopilar dos pedazos.

El ingeniero Jesús Moreira, quien estuviera a cargo de las investigaciones en aquella oportunidad, asegura que el parecido entre ambos eventos es muy grande.

«Fue idéntico: una estela de luz, explosiones como de disparos de artillería, y pánico en toda la región», detalla Moreira, el cubano que más cerca ha estado de los dos fenómenos.

«Es como si los meteoritos me estuvieran persiguiendo», dice en tono de broma el actual gerente del Proyecto Polimetálico Castellanos, en el norte de Vueltabajo, quien en 1994 recién comenzaba su carrera profesional en su Cienfuegos natal.

«Es una gran casualidad que haya pasado cuando vivía en Santa Isabel de las Lajas, y ahora que trabajo en Pinar del Río, también suceda aquí».

De aquella experiencia conserva los reportes, las fotografías y hasta un fragmento del meteorito que durante los últimos 25 años ha sido una especie de amuleto. «Lo tengo al lado de la almohada, y hasta ahora ni me he enfermado».
Fecha:
Mircoles, 6 de febrero del 2019
Tomado de: