Noticias
   
 

Alternativa contra la sequía
El empleo de microorganismos eficientes deviene eficaz opción de trabajo para los productores agropecuarios frente a los actuales desafíos impuestos por la sequía. Los bioproductos disminuyen el empleo de agroquímicos y resultan vía fundamental hacia la sostenibilidad.

En Holguín existe experiencia en el uso de variantes para desarrollar la agroecología, a partir de los elementos primarios autóctonos (microorganismos), entre ellos emplear miel de purga, guarapo o suero lácteo por calostro, y también en métodos y formas de aplicación.

La agroecología deviene respuesta adecuada a una manera de hacer establecida por muchos años sustentada en los agroquímicos, que trajo como consecuencia daños severos a los suelos destinados a la producción de alimentos.

Un estudio realizado recientemente por especialistas de la provincia Granma precisó, en relación con la mayoría de los suelos de la zona oriental del país, que el 43,3 por ciento presenta erosión, el 23 muestra compactación, el 14.1 tiene alta salinidad y el 24.8 es ácido, mientras el 44.8 es poco fértil, lo que de conjunto hace que el 76,8 por ciento categoricen como poco o muy poco productivos.

Esta difícil circunstancia, derivada del empleo excesivo de plaguicidas y fertilizantes sintéticos, provoca desequilibrio de los ecosistemas. Se eliminan organismos benéficos, necesarios para el control de plagas, lo cual resulta en la continua aparición de estos eventos y la ineficiencia en su control, con efectos severos en principales cultivos.

Además, por los altos precios actuales de los agroquímicos, el Estado sólo compra parte de aquellos que van dirigidos a cultivos protegidos, tales como la papa, el frijol y otros que sustituyen importaciones.

Entre las técnicas saludables que deben ser utilizadas destacan el uso de barreras de maíz en cultivos como el frijol, ajo, tomate y otras hortalizas, emplear trampas de colores en los sembrados, no quemar restos de cosecha, usar sistemáticamente el estiércol descompuesto, practicar la lombricultura y emplear el compost.

También la siembra de árboles frutales y forestales en variados puntos de la plantación, utilizar barreras muertas y vivas para contener la erosión del suelo por el arrastre del agua, tratar de sembrar perpendicular a las mayores pendientes, utilizar variedades de plantas tolerantes al ataque de plagas y enfermedades.
Fecha:
Martes, 3 de mayo del 2016
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés
Enlaces