Noticias
   
 

Adicciones: Un mal que SÍ tiene cura
El alcoholismo constituye un problema de salud a nivel mundial. Cuba presta especial importancia a este tema, por ser —junto al tabaco— de las llamadas drogas porteras.

Causa de disgustos familiares, divorcios, rupturas con hijos y problemas cotidianos de toda índole, las adicciones —sobre todo al alcohol— es hoy una situación de salud a la cual el Estado cubano presta especial atención.

La doctora Carmen Beatriz Borrego Calzadilla, jefa de sección de Salud Mental, del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), destacó que resulta fundamental la labor preventiva y, sobre todo, el apoyo y la comprensión familiar.

Un elemento importante es que la población conozca que el MINSAP desde la década de los años 90`cuenta con determinados espacios —lo mismo en un policlínico o en una estructura independiente que puede ser una casita u otra— para brindar y garantizar la atención a la salud mental y las adicciones.

El servicio se ha extendido a los 168 municipios del país, donde laboran psiquiatras generales, infantiles, psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, enfermeras y también toxicólogos en algunos lugares.

Apoyo familiar: Imprescindible!

Las adicciones son una enfermedad crónica no trasmisible (al igual que el asma, la diabetes y otras), lo que ocurre es que estas tienen un componente social importante, en el cual la percepción de riesgo del individuo —desde que inicia el consumo hasta que se convierte en enfermo— pasa inadvertido, para él y hasta para la propia familia.

Entonces esa es la complejidad que tienen con respecto a otras.  “A una persona le dicen que es diabética y todo el mundo trata de ayudarla, apoyarla; en cambio ante una adicción, lo primero es la negación. Es muy fuerte, nadie quiere tener un hijo adicto. Por eso es que este padecimiento necesita mucho apoyo, sobre todo familiar. La gente dice pon de tu parte`, `tú solo puedes`, pero no es así.

“Está demostrado que si el individuo hace un reaprendizaje puede tener una evolución más satisfactoria. Por supuesto, esto va propiciar que a su alrededor aparezcan factores de protección, la familia, el trabajo, los amigos. El ser `bien visto` es importante, y cuando esto falta pues, generalmente, se presentan recaídas frecuentes”.

 La doctora Carmen subrayó la importancia de que el individuo (refiriéndose a las adicciones en sentido general, incluido el juego)  acepte que está enfermo, que necesita una ayuda especializada, tanto a nivel individual, como a través de los grupos psicoterapéuticos que radican en los departamentos de salud mental. Esta es una de las herramientas fundamentales para lograr un tránsito favorable.

“Nosotros insistimos en que resulta fundamental realizar una identificación precoz. De ahí el llamado que hacemos en relación con la integración de todos los organismos con el propósito de visibilizar una enfermedad muy lacerante, que puede evitarse siempre y cuando se identifique que el consumo puede conducir a una dependencia”.

El bienestar, como propósito supremo

La atención integral —donde desempeña un papel fundamental el médico y la enfermera de la familia— está muy enfocada en las acciones de prevención y promoción de salud, dirigidas al individuo, a la familia y a la comunidad. Además, se establecen relaciones de trabajo con Educación y con centros de trabajo.

En el diagnóstico que se realiza —explicó Carmen— se encuentran instituciones con riesgos laborales los cuales pueden estar afectando la salud del trabajador y provocar estados de ansiedad y depresión. Por tanto, son elementos importantes para trabajar en el logro del bienestar y la calidad de vida.

Hoy se conoce que un detonante que muchas veces conduce al consumo de sustancias está muy relacionado con el estrés, de ahí lo necesario que resulta el cuidado del ambiente laboral.

Explicó que los Departamentos de Salud Mental realizan acciones encaminadas a reducir los niveles de estrés y, si los centros de trabajo establecen vínculos, los especialistas pueden ir allí para brindar la ayuda médica necesaria.  

La atención que más predomina —afirmó— es lo relacionado con el alcohol. Hay consultas de cesación tabáquica en los policlínicos, en las cuales se insertan los especialistas de los equipos de Salud Mental, en dependencia de las condiciones de los municipios.

Según dijo resulta esencial visibilizar esos departamentos con todas sus bondades e hizo un llamado a las instituciones (laborales y comunitarias) para que favorezcan tal acercamiento.

Un abanico que se ha ampliado

Hoy al hablar del espectro de las adiciones, mencionó el tabaco, el alcohol, y las drogas ilegales (marihuana, cocaína y crack, entre otras)

“El abanico se ha ampliado y actualmente cuando el uso de la tecnología es el paradigma del nuevo siglo también hay una tendencia a su mal uso, y ello puede derivar en una enfermedad adictiva.  Es cierto que no hay gran morbilidad, pero sí existen casos de adolescentes y jóvenes que estamos atendiendo. Por lo tanto, esto requiere de la preparación de nuestros recursos humanos para estar bien actualizados y brindar una atención de calidad”.

“Realmente como sistema sanitario tenemos la gran responsabilidad de trabajar con ese enfoque preventivo y de educar a la población sobre la nocividad del consumo de sustancias. La tendencia es a un mundo de consumo, donde están presentes el alcohol, el tabaco y todas esas drogas ilegales, como la marihuana, hoy despenalizada en algunos países, a pesar de que la Organización Mundial y Panamericana de la Salud están resaltando su nocividad, y por supuesto Cuba mantiene una firme posición al respecto”.  

103 Línea Confidencial Antidrogas  

Según aportó la doctora Aleida María Núñez Tamayo, especialista en Medicina General Integral y funcionaria de la sección de Salud Mental del MINSAP, el servicio de consejería telefónica en adicciones Línea Confidencial Antidrogas se creó en el año 2002 con el objetivo de brindar orientación, información y primera ayuda psicológica a las personas necesitadas en aspectos relacionados con el tema, así como promover estilos de vida saludables distantes del consumo de sustancias adictivas.

Sobresale su carácter confidencial y anónimo en dos sentidos (tanto para el que llama como para el consejero), siendo una herramienta de comunicación por excelencia, donde la relación de ayuda pretende implicar al individuo, a partir de sus propias necesidades y emociones.

Debe promover estilos de vida saludables, educar para la salud y prevenir los riesgos de comportamientos adictivos, brindando información y primera ayuda psicológica de acuerdo a las demandas del cliente o usuario. Su audiencia primaria, son los adolescentes y jóvenes.

Ofrece servicios gratuitos por un personal de salud capacitado durante las 24 horas y los 365 días de año.

Fecha:
Jueves, 24 de enero del 2019
Tomado de: