Cienfuegos cierra brechas a la entrada del caracol gigante africano

Viernes, 4 de octubre del 2019 / Fuente: 5 de septiembre / Autor: Armando Sáez Chávez

Caracol gigante africano

Las provincias de Guantánamo y Cienfuegos son las únicas en Cuba sin la presencia del caracol gigante africano gracias a las medidas preventivas aplicadas para contrarrestar la amenaza.

Harto divulgado por los medios masivos de comunicación, la presencia del dañino molusco constituye una evidente amenaza, no solo por su impacto negativo en la agricultura, si no, además, por convertirse en trasmisor de mortales enfermedades para el hombre y los animales.

Ingeniero agrónomo Delvis Subit Lamí, jefe del Departamento de Sanidad Vegetal. /Foto: Armando

Luego de detectarse en la Isla, las autoridades sanitarias cubanas han desatado una guerra sin cuartel contra esta especie invasora, propagada por todo el archipiélago a una velocidad alarmante.

El ingeniero agrónomo Delvis Subit Lamí, jefe del Departamento de Sanidad Vegetal de la Delegación Provincial de la Agricultura en Cienfuegos, accedió a compartir con los lectores de 5 de Septiembre la situación actual del territorio sureño y las acciones ante una eventual propagación de la plaga.

“Felizmente nos encontramos hoy libre de esta calamidad. En Cuba, a partir de que se introdujo el caracol gigante africano, en junio de 2014, por la capital del país, presumiblemente con fines religiosos, muy pronto se propagó por buena parte del país. Hoy solo estamos a salvo de la indeseable invasión Guantánamo y Cienfuegos.

“Oportuno resulta aclarar que el molusco es considerado una de las cien especies invasoras más dañinas, tanto para la agricultura como por constituir un peligroso portador de parásitos que provocan enfermedades muy severas para la especie humana.

Relacionado: Vigilancia y control en Cienfuegos

“Entre las características biológicas más sobresalientes debemos señalar que es omnívoro, lo que le proporciona una adaptabilidad muy alta a varios tipos de espacios. Por otro lado, coloca entre cien y 500 huevos cada vez, de los cuales nacen entre el 85 y el 95 por ciento. Puede poner anualmente hasta mil 800 huevos, en tanto puede vivir hasta cuatro años.

“Desde los primeros momentos, ante la alarma, instrumentamos las acciones de capacitación, así como las indicaciones y adiestramiento para la toma de muestras. En tal sentido, es justo reconocer no solo el nivel de conocimiento de la población sobre el caracol gigante, en buena medida por la divulgación por todos los medios, si no también por la conciencia de la percepción del riesgo y la disposición de combatirlo con prontitud y eficacia”.

Además de los especialistas del Sistema de la Agricultura, ¿quiénes más lo apoyan?

“Gracias al convenio firmado por nuestra Delegación de la Agricultura y la Universidad de Cienfuegos, concebimos una acción conjunta a la que denominamos Tarea Impacto. De inmediato, casi una treintena de estudiantes, fundamentalmente de la Facultad de Agronomía y residentes en los ocho municipios de la provincia, recibieron una capacitación emergente en el Laboratorio de Sanidad Vegetal.

“En sus respectivos territorios este grupo hizo rastreos pormenorizados casa por casa, sobre todo en aquellos lugares con posibilidades de la presencia del caracol. El intercambio sirvió para orientar mejor a la población sobre el modo de actuar para detectar al nocivo animal y los procedimientos para eliminarlo”.

Experiencia en el enfrentamiento del caracol gigante africano

En caso de que la plaga rebase la frontera sureña, ¿cuál sería el plan de contingencia?

“Tenemos cierta experiencia en el enfrentamiento. El pasado mes de julio, nos llegó la información de que por un lugar llamado El Naranjito, punto colindante con la vecina provincia de Villa Clara, muy cerca de la presa Hanabanilla, en el municipio montañoso de Cumanayagua, se había introducido un ejemplar. Fue precisamente la población la primera en alertar de modo oportuno, lo que puso de relieve la preparación popular. De inmediato se activó el plan de aviso, acudimos al lugar y efectivamente se trataba de un caso positivo, por lo que eliminamos la amenaza allí mismo.

“Si bien esta fue la posibilidad real, hemos tenido 20 sospechas más de la presumible llegada del caracol gigante africano, fundamentalmente en las zonas de Aguada, Rodas y Pepito Tey, en Cienfuegos; sin embargo, todas ellas han dado negativo en el diagnóstico.

“Existe un plan de contingencia. En todos los municipios está almacenada la cantidad suficiente de cal para la etapa inicial. Este es el tratamiento probado con más efectividad para eliminarlo, y en caso de detectar su presencia, se impone rastrear 500 metros a la redonda en busca de otros individuos. También, como se ha divulgado, otro procedimiento de gran utilidad puede ser la confección de trampas.

“Por otro lado, debemos añadir que se creó el grupo temporal provincial con representantes de los organismos que, de una forma u otra, están implicados en la detección y enfrentamiento a la plaga. Por supuesto, esta propia estructura existe a nivel de municipio, cuya principal misión es el control y monitoreo permanentes, con reuniones operativas y ordinarias cada quince días”.

Infografía: Arí

Infografía: Arí



Últimas noticias