COVID-19 en el mundo: ONU alerta de “catástrofe generacional” por cierre de escuelas que afecta a más de mil millones de estudiantes

Martes, 4 de agosto del 2020 / Fuente: CubaDebate

Aula vacia

“La pandemia de COVID-19 ha causado la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación”, declaró este martes el secretario general de la ONU, António Guterres, quien señaló que a mediados de julio las escuelas estaban cerradas en unos 160 países, lo cual afecta a unos 1 000 millones de estudiantes que pierden tiempo de enseñanza mientras sus padres asumen pesadas cargas de cuidados en sus hogares.

Guterres señaló que al menos 40 millones de niños de todo el mundo han perdido tiempo de enseñanza en su primer año de educación preescolar, un año fundamental, y que, a pesar de las clases impartidas por radio, televisión y en línea, y de los mejores esfuerzos de docentes y progenitores, sigue habiendo muchos alumnos a los que no se ha llegado.

La educación es la clave para el desarrollo personal y el futuro de las sociedades. Abre oportunidades y reduce las desigualdades. Constituye los cimientos de las sociedades informadas y tolerantes y es un motor fundamental del desarrollo sostenible. La pandemia del COVID-19 ha causado la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación. (António Guterres, agosto de 2020)

“Los alumnos con discapacidades, aquellos de comunidades minoritarias o desfavorecidas, los desplazados y refugiados y aquellos en zonas remotas son los que corren mayor riesgo de que se los deje atrás. Incluso para aquellos que tienen acceso a la educación a distancia, los buenos resultados dependen de sus condiciones de vida, incluida la distribución justa de las tareas domésticas”, dijo el secretario general de Naciones Unidas.

Guterres recordó que “ya antes de la pandemia sufríamos una crisis de la educación. Más de 250 millones de niños en edad escolar no estaban escolarizados” y que en los países en desarrollo “solo la cuarta parte de los alumnos de secundaria dejaban la escuela con competencias básicas”.

Con ese precedente y en vista del impacto de la COVID-19 en los sistemas educacionales, alertó que “nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”.

Agregó que “las repercusiones que ello tendrá, entre otras esferas, en la nutrición infantil, el matrimonio infantil y la igualdad de género son profundamente preocupantes”.

El secretario general hizo las declaraciones al presentar un documento de políticas y una nueva campaña, Salvar Nuestro Futuro, con asociados en el ámbito de la educación y organismos de las Naciones Unidas.

“Las decisiones que los Gobiernos y los asociados tomen ahora tendrán un efecto duradero en cientos de millones de jóvenes, así como en las perspectivas de desarrollo de los países durante decenios”. (António Guterres, agosto de 2020)

El documento de políticas hace un llamamiento a la acción en cuatro ámbitos principales e incluye directrices para su puesta en práctica. Primeramente, reabrir las escuelas “una vez que la transmisión local de la COVID-19 esté controlada. Devolver a los alumnos a la escuela y las instituciones de enseñanza de la manera más segura posible debe ser una de las prioridades fundamentales”.

En este apartado, indica que será esencial “encontrar un equilibrio entre los riesgos para la salud y los riesgos para la educación y la protección de los niños, y tener en cuenta también la repercusión en la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo. Es fundamental consultar a los progenitores, los cuidadores, el personal docente y los jóvenes”.

El segundo punto es la necesidad de dar prioridad a la educación en las decisiones de financiación.

En ese sentido, el documento recuerda que antes de la crisis, los países de ingresos bajos y medianos ya tenían una necesidad de fondos no satisfecha para la educación de 1.5 billones de dólares al año. “Ahora, ese déficit de financiación ha aumentado”.

Por ello advierte que los presupuestos para educación se deben proteger y aumentar. “Es fundamental que la educación esté en el centro de los esfuerzos internacionales de solidaridad, desde la gestión de la deuda y las medidas de estímulo a los llamamientos humanitarios mundiales y la asistencia oficial para el desarrollo”.

En tercer lugar, la ONU llama a “dirigir la acción hacia aquellos a los que es más difícil llegar. Las iniciativas de educación deben procurar llegar a aquellos que corren mayor riesgo de que se les deje atrás: las personas en situaciones de emergencia y de crisis, los grupos minoritarios de todo tipo, las personas desplazadas y aquellas con discapacidades (…) Y deben buscar con urgencia cerrar la brecha digital”.

Por último, la ONU insta a “construir hoy” el futuro de la educación. “Tenemos una oportunidad generacional de reimaginar la educación y la enseñanza. Podemos dar un salto y avanzar hacia sistemas progresistas que impartan educación de calidad para todos, como trampolín para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Para lograr ese propósito, la organización indica que se debe invertir en la alfabetización y la infraestructura digitales, evolucionar hacia el aprendizaje de cómo aprender, revitalizar el aprendizaje continuo y reforzar los vínculos entre los sectores formal e informal de la educación.

“Debemos también aprovechar los métodos de enseñanza flexibles, las tecnologías digitales y la modernización de los planes de estudios, velando al mismo tiempo por que el personal docente y las comunidades tengan un apoyo sostenido”, añade.

“Ahora que el mundo enfrenta niveles insostenibles de desigualdad, necesitamos la educación, el gran igualador, más que nunca”, insiste la organización mundial, y enfatiza que “debemos tomar medidas audaces ahora, a fin de crear sistemas educativos de calidad, inclusivos y resilientes, adecuados para el futuro”.

En julio pasado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que la mejor y más segura manera de reabrir las escuelas durante la pandemia de COVID-19 es en medio de un contexto local de baja transmisión comunitaria.

“Es un hecho que cuando hay transmisión comunitaria intensa los niños van a estar expuestos al virus y serán parte del círculo de transmisión, algunos se infectarán e infectarán a otros”, dijo el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan.

El experto aseguró que la decisión de abrir o no las escuelas no debe ser tomada de manera aislada, y que las mismas consideraciones que se toman para los lugares de trabajo y los sitios de cuidado a largo plazo, deben tomarse para los centros educativos.

“Todo esto depende de qué está pasando en la comunidad, y si en la comunidad la transmisión ha sido suprimida efectivamente, el país ha sido exitoso en reducirla a través de todos los contextos, entonces todo será seguro de operar”, afirmó Ryan.

Expertos de OMS: Probable que virus venga de murciélagos, seguramente hay huésped intermedio

 

Laboratorios de todo el mundo trabajan en vacunas, medios de diagnóstico y fármacos. A inicios de abril, una publicación en Nature Medicina recogía la “firme conclusión” de un grupo de científicos, incluidos estadounidense, de que el SARS-CoV-2 tuvo un origen totalmente natural. Foto: Getty.

Un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que está en China investigando los orígenes de la COVID-19 mantuvo “conversaciones exhaustivas” e intercambios con científicos de Wuhan, la ciudad donde se detectó el brote por primera vez, dijo el martes un portavoz del organismo.

Los encuentros incluyeron actualizaciones sobre el estado de la investigación sobre salud animal. China cerró un mercado en Wuhan en el que se vendían animales salvajes al comienzo del brote, un día después de descubrir que algunos pacientes se dedicaban a este comercio en sus instalaciones.

La OMS dice que lo más probable es que el virus provenga de murciélagos y que seguramente hay otro “huésped” animal intermedio, informó Reuters.

La investigación de la OMS ha generado una gran expectación entre la comunidad científica y los Gobiernos de todo el mundo.

“El equipo mantuvo conversaciones exhaustivas con sus homólogos chinos y recibió actualizaciones sobre estudios epidemiológicos, análisis biológicos y genéticos e investigaciones sobre salud animal”, dijo Christian Lindmeier, precisando que las conversaciones se llevaron a cabo mediante videoconferencias con virólogos y científicos de Wuhan.

La campaña del grupo de avanzada, compuesto por dos especialistas en salud animal y epidemiología, duró tres semanas y tuvo por objeto sentar las bases para un equipo más amplio de expertos chinos e internacionales que intentarán descubrir la forma en que el virus que causa la COVID-19 saltó de los animales a los humanos.

La cuestión de la composición del equipo será delicada, ya que la exclusión de expertos de Estados Unidos sería controvertida. Otra cuestión será el grado de acceso concedido por Pekín.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, han dicho que el patógeno podría haberse originado en un laboratorio de Wuhan, aunque no han presentado ninguna prueba de ello y China lo ha negado. Científicos y servicios de inteligencia estadounidense han declarado que surgió en la naturaleza.

 

Alemania enfrenta segunda ola del coronavirus, afirma experta

 

Alemania ya se está enfrentando una segunda ola de coronavirus y corre el riesgo de echar por tierra su éxito durante la primera si desobedece las reglas de distanciamiento social, dijo Susanne Johna, jefa del sindicato de médicos alemanes en una entrevista con el diario Augsburger Allgemeine publicada este martes.

El número de casos diarios de coronavirus confirmados ha aumentado constantemente en las últimas semanas, y los expertos en salud advierten que la falta de higiene y de distanciamiento social están propagando el virus a lo largo del país.

“Ya estamos en un segundo repunte”, indicó Johna, añadiendo que existe el peligro de que, ante el deseo de volver a la normalidad y de terminar con las medidas de contención, se eche por tierra el éxito que Alemania ha logrado hasta ahora.

Johna instó a los ciudadanos a seguir respetando las medidas de distanciamiento social e higiene y a continuar usando las mascarillas.

Hasta ahora, la mayor economía de Europa ha resistido a la pandemia con muchas menos muertes que países como Francia, Italia o España. Lo ha hecho gracias al testeo masivo, a un sistema de salud preparado y a un gran respeto por las normas de distanciación social.

El número de casos confirmados de coronavirus en Alemania aumentó el martes en 879, hasta 211 281, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) para enfermedades infecciosas. El número de muertes aumentó en ocho, hasta 9 156.

Johna consideró que los hospitales estaban preparados y que, de forma escalonada, pondrían a disposición de los pacientes de COVID-19 camas de cuidados intensivos, mientras que al mismo tiempo se reduciría gradualmente el número de admisiones previstas en las salas normales.

En Alemania hay casi 21 000 camas de cuidados intensivos, de las cuales unas 12 200 están ahora desocupadas. Hasta el lunes, había 270 pacientes de COVID-19 en cuidados intensivos, de los cuales 130 necesitaban ventilación mecánica.

 

España vuelve a superar los mil contagios diarios por COVID-19

 

El número de casos confirmados de coronavirus en España se situó en 302 814 este martes, con un aumento diario de 1 178 contagios, por encima de la cifra reportada en la jornada previa, mostraron los datos publicados por el Ministerio de Sanidad.

Las cifras de contagios se vuelven a situar de esta forma por encima de los 1 000 casos, tras los 968 reportados el lunes, un descenso que podría deberse a la habitual caída por el retraso de notificaciones durante el fin de semana.

Del miércoles 29 al viernes 31 los casos diarios confirmados escalaron por encima de dicha barrera, en un contexto de rebrotes en varias regiones que las autoridades están tratando de controlar.

En tanto, el número de muertos por la epidemia comunicado este martes es de 34, frente a los 26 del día anterior, ascendiendo la cifra total a 28 498 fallecidos.

 

Bolivia: 11 de 17 ministros contagiados de COVID-19

 

El ministro de Energía boliviano, Rodrigo Guzmán, anunció que se contagió del coronavirus, por lo que 11 de los 17 ministros del gabinete de la presidenta de facto, Jeanine Áñez (quien también resultó positiva hace algunas semanas) han contraído la enfermedad, informó el diario La Razón, de La Paz.

“Tras cuatro meses de actividad en primera línea en el departamento de El Beni –explicó el ministro en Twitter– me sometí a un test que resultó positivo de coronavirus. Desde el aislamiento, y si la salud me lo permite, seguiré trabajando. Lo lograremos todos juntos”.

Además de Áñez, resultaron positivos con distintos niveles de gravedad muchos ministros, entre ellos los de la Presidencia, de Exterior, de Economía, de Minería y de Hidrocarburos.

Antes de Guzmán, habían anunciado su contagio los ministros de Obras Públicas, Iván Arias, y de Educación, Víctor Hugo Cárdenas.

Según el último reporte de las autoridades sanitarias, los contagiados en Bolivia ascienden a 81 846 y los muertos a 3 228.

El Gobierno ha recibido duras críticas tras anunciar el cierre del año escolar en el país debido a la pandemia, en una coyuntura complicada por las protestas de sindicatos que rechazan la postergación de las elecciones presidenciales.

“Ningún gobierno actúa con tanta irresponsabilidad como el de Bolivia, que clausura el año escolar abandonando a estudiantes, padres y maestros”, escribió Evo Morales por Twitter desde su exilio en Argentina.

La Organización de Naciones Unidas en Bolivia exhortó al Estado a revisar la decisión de la clausura del año escolar y extremar los esfuerzos para garantizar la continuidad de la educación en condiciones de igualdad.

“En una emergencia como la que estamos viviendo, la educación es el paraguas de protección de la niñez y adolescencia para que sus otros derechos no sean incumplidos. Es importante dar continuidad al aprendizaje desde casa”, señala el organismo en un comunicado.

Un dirigente de los maestros públicos dijo que Áñez eligió “el camino más fácil”, mientras la Asociación de Escuelas y Colegios Privados pidió al Gobierno pagar el salario de 35 000 maestros ante el rechazo de los padres de familia de cancelar las mensualidades desde marzo, cuando comenzó la emergencia sanitaria.

El Gobierno justificó la clausura al no poder garantizar una educación universal y gratuita debido a que internet no llega a las zonas rurales. Varios países del continente no han reabierto aún las escuelas por el alza de los contagios del nuevo coronavirus.

La medida afecta a tres millones de estudiantes de los niveles primario y secundario.

La popularidad de la presidenta interina, quien también es candidata, ha ido en picada por escándalos de corrupción y una débil gestión de la pandemia que sorprendió al país con un frágil sistema de salud.

Las encuestas de intención de voto la ubican en tercer lugar debajo del exministro de Economía Luis Arce, quien va por el partido de Morales. El exmandatario Carlos Mesa marcha segundo por una alianza de centro.

(Con información de ONU Noticias y agencias)



Últimas noticias